A la cabeza de la Route du Rhum desde el 2 de noviembre, Baulois, de 54 años, ya no estaba, anoche, a un tiro de piedra del marcador de llegada a Pointe-à-Pitre, en Guadalupe, donde tenía previsto viajar. establecer un nuevo récord de eventos.

Loïck Peyron, al frente de la Route du Rhum desde la primera noche, se tragó los últimos kilómetros ayer, separándolo del éxito en Pointe-à-Pitre (Guadalupe) en la décima edición de esta carrera, con todas las posibilidades de ganar el récord establecido por Lionel Lemonchois en 2006.

A las 9 p.m. En el check-in (4 p.m.en Pointe-à-Pitre), Peyron estaba a solo 91,6 millas de la línea de meta y operaba a 26,5 nudos de timón de su maxi-trimarán Banque Popular VII (31,50 m de largo y 22,50 m de ancho). Su perseguidor inmediato, Yann Guichard (Spindrift 2), fue relegado a 246.3 millas en su estela, sin posibilidad de atraparlo.

A menos que hubiera un daño significativo o un mal encuentro (con una de las muchas redes a la deriva de las Indias Occidentales, por ejemplo), Peyron, de 54 años, tenía que ganar la carrera de referencia transatlántica, una carrera creada en 1978 y en la que ya había competido. seis veces sin ganarlo nunca. Pronto lo hará, y solo será justicia ya que su dominio ha sido abrumador.

El barco conserva su título.

A las 8 pm. el 2 de noviembre, los Baulois tomaron el liderazgo de la flota de 91 competidores, para nunca dejarlos ir. ¡O solo seis horas después de salir de Saint-Malo! Si bien se benefició del abandono prematuro de Thomas Coville (Sodebo Ultim ‘), uno de los grandes favoritos víctima de una colisión en la noche del 2 al 3, la actuación de Peyron, un regatista talentoso y polivalente, deja sin palabras. Más aún desde que había tomado su barco en la mano solo dos meses y medio antes de la salida, el patrón designado -Armel Le Cléach- se había visto obligado a retirarse por una lesión en la muñeca derecha.

Tampoco está mal para este barco, un plan VPLP lanzado en 2006 que ya había ganado el anterior Ron, en 2010, de la mano de Franck Cammas y bajo el nombre de Groupama 3. Le Cléac’h jugó un papel nada despreciable en la victoria de Peyron . Con Ronan Lucas, el director deportivo del equipo Banque Populaire, aseguró la derrota de los Baulois desde su base en Lorient (Morbihan). Su perfecto conocimiento del trimarán, adquirido por Banque Populaire en abril de 2013, fue invaluable. Una vez pasado el islote de La Tête à l’Anglais, en el norte de la isla de las mariposas, Peyron deberá rodear Guadalupe por el norte antes de entrar en el canal de Saintes, la boya de Basse-Terre a estribor. Desde esta marca, el patrón del Banque Populaire VII solo tendrá que recorrer 24 millas para llegar a meta.

Para batir el récord de Lemonchois (7 d 17 h, 19 min), Peyron deberá cruzar la línea antes de este lunes a las 2:19 a.m. hora de Pointe-à-Pitre (7:19 a.m. en París). Dadas las últimas puntuaciones, parecía totalmente alcanzable, y la dirección de carrera contaba con cruzar la línea alrededor de las 10:30 p.m. Domingo local (3:30 a.m. de anoche, en Francia metropolitana). La gira de Guadalupe decía Peyron, nunca se sabe cómo funciona, pero lo encuentro mejor de noche. Entonces está bien aterrizar. Habrá menos gente; será más agradable y más eficaz.

Después de Peyron y Guichard (se espera hoy alrededor de las 13.30 horas locales), Sébastien Josse (Edmond de Rothschild) debería ocupar el tercer lugar, por delante de Lionel Lemonchois (Príncipe de Bretaña).

Detrás de la categoría Ultimate (multicascos de más de 60 pies), que con bastante lógica monopolizó la atención del público en general, la lucha continúa en la otra serie. Así, en los monocascos de Imoca (18,28 m), François Gabart (Macif) seguía ocupando ayer el primer puesto, 33,7 millas por delante de Jérémie Beyou (Maître Coq). Para ellos, Guadalupe todavía está lejos (un poco menos de 1500 millas), y el primero no se espera antes del 14 de noviembre alrededor de las 3:30 p.m. Menos conocido, el Multi50 (multicascos de 15,24 m) sin duda les habrá precedido. El día anterior en Pointe-à-Pitre, con toda probabilidad un éxito para Erwan Le Roux (Fenêtréa – Cardinal). Los “barcos históricos serán los últimos en llegar a Guadalupe y cerrar el gran y hermoso libro de esta décima regata transatlántica.